Tuna o Nopal

Conocida comúnmente como nopal, chumbera o tuna, la Opuntia ficus-indica es un cactus originario de Mesoamérica. Su cultivo se propagó por todo el continente americano, hallándose hoy desde Canadá y hasta el estrecho de Magallanes, así como en otras partes del mundo. El Cronista de Indias, Fray Bernardino de Sahagún, describió a este cactus en su Historia general de las cosas de la Nueva España como “legendario y monstruoso nopal”, mientras que los nativos mesoamericanos le llamaban nopalli. Fray José de Acosta lo cita como un árbol célebre de la Nueva España, “si árbol se debe llamar a un montón de hojas o pencas unas sobre otras” (Wikipedia, 2016).

En botánica el nopal es considerado como una planta arbustiva que pertenece a la familia de las cactáceas. La mayoría de estas plantas no tienen hojas sino segmentos que surgen de sus mismos tallos. De dichos segmentos, llamados cladodios, crecen flores y frutos, algunos de estos últimos comestibles. Los tallos de este tipo de tuna son planos y de forma ovalada, de color verde medio. Sus espinas son de dos tipos: algunas cortas y delgadas y otras largas y duras. Las flores de los nopales crecen desde los bordes de cada cladodio, tienen forma de corona y pueden ser amarillas, anaranjadas o rojas, variando la tonalidad dependiendo de la especie. La floración, al igual que la producción de frutos, ocurre solo una vez al año. Estos últimos son comestibles, tienen una cáscara bastante gruesa y con espinas, las cuales se quitan con facilidad. Son unas bayas ovaladas que miden entre 5 y 7 cm de diámetro por 5 u 11 cm de largo. En su interior albergan una pulpa carnosa abundante en semillas. Una sola de estas bayas puede llegar a pesar hasta 220 gramos.

Planta tuna, nopal o chumbera

Propiedades y usos medicinales del nopal

El fruto del nopal es la parte de esta planta más utilizada con fines medicinales y culinarios. Es rico en potasio, calcio, fósforo, vitamina C y, en menor cantidad, vitaminas del complejo B, así como en carbohidratos de buena calidad. Su alto contenido en alcalinos lo convierte en un alimento anticancerígeno, sobre todo en casos de cáncer de próstata. Además, tanto los cladodios como los frutos de los nopales tienen componentes que fungen en el organismo humano como antibióticos, astringentes, antiinflamatorios, antioxidantes y antidiabéticos. El consumo de este cactus y de sus frutos tiene beneficios sobre los sistemas circulatorio, nervioso, inmunológico y urinario. Sirve también para tratar problemas de sobrepeso, mala digestión, colesterol alto, aterosclerosis, páncreas e hígado afectados y úlceras gástricas.

La mejor forma de aprovechar las propiedades medicinales del nopal es consumiendo sus frutos crudos o preparando bebidas con sus cladodios. La gastronomía mexicana tiene muchísimos platillos que tienen al nopal como ingrediente. También se puede utilizar externamente sobre heridas o quemaduras de la piel para desinflamarlas y prevenir infecciones. Para este último fin se debe pelar el cladodio de tuna y aplicar sobre la zona afectada la sustancia gelatinosa que desprende, que es muy parecida a la del aloe vera o sábila.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para el hígado, Plantas medicinales para la circulación, Plantas medicinales diuréticas, Plantas Medicinales Antioxidantes


Información relacionada:

Beneficios de la verbena

Beneficios de la verdolaga

Beneficios del anís verde

Centella asiática

Consuelda mayor

Frailecillo o Tuatúa morada

Hierba de Santa María o Balsamita

Vinca de Madagascar



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+