Salvia como antibiótico

Muchos le llaman la “reina de las plantas aromáticas”. Lo cierto es que la salvia sorprende por sus propiedades medicinales en un mundo saturado de químicos. La officinalis es la más conocida de las plantas de salvia, y con la que se asocia en general el nombre de esta.

Desde su propia composición la salvia revela grandes beneficios, puesto que contiene, entre otros elementos, aceites esenciales y estrógenos. Pero sin dudas un elemento fundamental en ella es su poder antibiótico. Unida a otras plantas como el romero, el espliego y el tomillo, se vuelve aún más poderosa contra infecciones, sobre todo del tipo respiratorias. Resulta además un antifebril nato.

Es así que la salvia se usa en casos de gripe, anginas inflamadas, faringitis, laringitis, o disfonía. Para tales casos se puede tomar café amargo con salvia, dos veces al día, así como también realizar una infusión con una cucharada de hojas secas de esta planta y un poco de agua caliente. Las hojas deben ser recogidas antes de que la planta haya florecido en primavera, se secarán a la sombra y serán guardadas en recipientes herméticos y secos.

Como antibiótico natural también suele ser usada en el tratamiento de heridas y úlceras, ya que además de desinfectarlas, las cicatriza  de modo eficaz. Uno de los remedios caseros que se pueden utilizar en este tipo de patologías es macerar algunas hojas secas de la planta (20 gramos está bien), en algo más de la mitad de un litro de agua, y poner compresas sobre las heridas. También funciona colocar  la planta fresca directamente encima de la lesión.

Hojas secas de salvia

Las úlceras de la boca por lo general molestan lo suficiente y demoran en sanar, debido a la humedad que constantemente reciben. Sin embargo, hacer enjuagues bucales con infusiones de salvia seca, por lo menos tres veces al día, sin tragar el líquido, ayuda a la restauración de la boca de un modo rápido y totalmente natural.

Por otra parte, realizar gárgaras de salvia, tomillo y limón, ayuda a evitar el contagio de infecciones, sobre todo en épocas propicias para ello, como el verano. Frenan los primeros síntomas, pues eliminan microorganismos patógenos de garganta y pulmones.

Asimismo, las intoxicaciones alimentarias pueden ser combatidas por este producto que la naturaleza pone en función de todos. Sus propiedades antisépticas, su alto contenido de vitaminas A y C, su fuerza para combatir bacterias y virus, constituyen  sobradas razones para creer que es esta una hierba mágica que posibilita la vuelta a lo natural, la vuelta a la vida pura.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para el resfriado


Información relacionada:

Albahaca como antiinflamatorio

Cardamomo, planta india muy digestiva

Cola de caballo para los cálculos renales

Eucalipto para el cuidado de la piel y la boca

Las propiedades del azafrán

Los beneficios del diente de leon

Los secretos del anís

Propiedades del ajo



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+