Aplicaciones medicinales de las rosas

Las rosas son las flores del rosal, un arbusto espinoso del género Rosa que constituye el principal representante de la familia de las rosáceas. Hay más de 100 especies de rosas en todo el mundo, pero la mayoría son nativas de Asia. Otras especies son originarias de Europa, de América del Norte y del noroeste africano. Además de las especies originales, por casi todo el mundo hay cultivos de rosas híbridas y cultivares, lo que suma un sinfín de subespecies de la planta ornamental por excelencia. En torno a esta flor se ha construido toda una simbología que data desde sus primeros cultivos, hechos en la isla griega de Cnossos hacia el siglo XVI a.C. Actualmente en algunas culturas las rosas representan la belleza, el amor y la pureza. En el cristianismo es el símbolo de la Virgen María.

En botánica los rosales se describen como arbustos o plantas trepadoras espinosos. La cantidad de espinas varía dependiendo de la especie. Los rosales miden entre 2 y 5 metros de alto, alcanzando en raras ocasiones los 20 metros de altura cuando trepan sobre otras plantas. Los tallos de este arbusto crecen erectos y son semileñosos, cubiertos por púas que varían en tamaño y cantidad. Las hojas del rosal son de forma peciolada, con bordes dentados. Las rosas son las flores y el atractivo principal de esta planta. Crecen en racimos o solitarias, dependiendo de la especie, y sus múltiples pétalos le dan una forma de radio. Generalmente son muy aromáticas y su color depende de la especie o hibridación, pudiendo ser de una gran variedad de tonalidades. Dentro de las rosas crece el fruto de esta planta, llamado escaramujo. Son pequeños frutos secos que se tornan de color rojizo cuando maduran.

Usos medicinales y terapéuticos de las rosas

De todas las especies que existen de esta planta, la más conocida por las propiedades medicinales de su aceite esencial es la rosa mosqueta, cuyo nombre científico es Rosa eglanteria o Rosa rubiginosa, de cuyos beneficios escribimos en otro artículo. Sin embargo, las demás especies, sobre todo las flores, son utilizadas con diferentes fines para la salud.

infusión de rosas

Los pétalos de rosas pueden utilizarse tanto para el consumo (preparando infusiones con ellos o recetas culinarias) como externamente. Las infusiones de pétalos de rosa se preparan poniendo al fuego una taza de agua con una cucharadita de pétalos de rosa secos. Una vez que hierva el agua se apaga y se deja reposar tapada. Beber este preparado sirve como laxante suave y como vermífugo. Esta infusión también se utiliza externamente para hacer lavados oculares y tratar la conjuntivitis, así como para hacer gárgaras en caso de infecciones.

El agua de rosas es muy conocida y utilizada para fines cosméticos. Se puede preparar de forma casera o comprarla en tiendas de cosmética, cuidando siempre de elegir agua de rosas pura. Sus propiedades astringentes hacen que sea utilizada como tónico facial para refrescar el rostro, suavizarlo y combatir el acné. También se aplica sobre el cuero cabelludo con suaves masajes para estimular los folículos pilosos y fortalecer la raíz del cabello.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para la piel, Plantas medicinales Laxantes, Plantas medicinales para la vista


Información relacionada:

Beneficios de la borraja

Beneficios de la rosa mosqueta

Beneficios de la sanguinaria

Beneficios del anís verde

Hierba de Santa María o Balsamita

Propiedades del aciano o azulejo

Romero para el cabello

Usos medicinales de la valeriana



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+