Aplicaciones medicinales del geranio

Geranio es el nombre común de la especie Geranium, muchas veces confundida con los pelargonios, nombre común de la especie Pelargonium. Sin embargo, ambas especies pertenecen a la familia de las geraniáceas. En el caso de los geranios “verdaderos”, sus especies aceptadas suman más de 400, entre las que destacan el geranio de hierro (de hojas grandes, olor desagradable y flores rojas) y el geranio de rosa (de hojas pequeñas y vellosas, olor muy grato y flores rosadas). El geranio de hierro debe su calificativo a su resistencia durante el invierno, por lo que es catalogada como una planta perenne.

El vocablo latín Geranium deriva del griego “gueranos”, cuyo significado es “grulla” y se le atribuye a la forma de su fruto, muy parecido al pico de esta ave. Por su parte la palabra latina Pelargonium deriva del griego “pelargos” que significa “cigüeña”, y también se le llama así por la forma de su fruto, como el pico de una cigüeña. Esta es la diferencia más destacada de los dos tipos de especie. Sin embargo, en la creencia popular se le atribuye al geranio de flores blancas (una especie de Pelargonium también conocida como malvón) la propiedad de aumentar la fertilidad en las mujeres, solo con tenerlo como ornamento en el jardín del hogar.

Las hojas son las que más se suelen aprovechar del geranio para tratamientos medicinales

Propiedades medicinales del geranio

Las propiedades medicinales de esta planta se hallan sobre todo en sus hojas y en menor medida en sus flores y en su raíz. El consumo de sus hojas en bebedizos preparados en decocción combate los dolores menstruales, lumbares y faciales, así como infecciones intestinales, sudoración excesiva, diabetes, congestión nasal, inflamaciones de las mamas y de los ojos. También tiene efectos analgésicos, astringentes, antirreumáticos, antibacterianos, cicatrizantes y antitumorales. Las hojas de geranio funcionan como coadyuvantes en la recuperación de órganos como los intestinos, el bazo y el páncreas. Sus propiedades diuréticas ayudan a disolver los cálculos renales y sus propiedades anticancerígenas atacan las células malignas asociadas al cáncer de próstata. Por su parte, una decocción hecha con una cucharada de flores de geranio de hierro vertidas en una taza de agua hirviendo ayuda a combatir la infertilidad femenina. En este caso se recomienda beber dos tazas diarias, en la mañana y en la tarde.

Las infusiones hechas con hojas de geranio son excelentes enjuagues bucales para combatir infecciones e inflamaciones como la gingivitis o la amigdalitis. También se pueden utilizar para este fin las hojas machadas y aplicadas directamente sobre las encías. El uso tópico de esta infusión sobre llagas, dermatitis, hemorragias externas, úlceras y heridas de cualquier tipo tiene efectos medicinales. La medida para preparar estas decocciones es de dos cucharadas de hojas frescas por cada taza de agua hirviendo.

A la raíz, por su parte, se le atribuyen propiedades astringentes. Se recomienda su consumo en decocción y en pequeñas dosis para combatir la diarrea. Para este uso se deben mezclar 4 gramos de raíz de geranio en 100 cc de agua, dejar macerar en la noche y tomar a cucharadas hasta que se logre el objetivo.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales antiinflamatorias, Plantas medicinales diuréticas


Información relacionada:

Beneficios de la stevia

Beneficios del aceite de geranio

Beneficios del mango

Flor escondida o Rompe piedra

Fregosa, claudiosa o sabadilla

Guanábana o graviola

Propiedades medicinales del jazmín

Usos medicinales de la fumaria



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+