Usos medicinales de la fumaria

La fumaria o sangre de Cristo, como se le conoce en Europa, o fumaria en América, es una planta herbácea perteneciente a la familia de las papaveráceas, a la que también pertenecen la zadorija, la amapola y la adormidera. Su nombre científico es Fumaria officinalis, pero se le conoce comúnmente con los nombres ya indicados o como humo de la tierra, gitanilla o hierba del conejo. Es nativa de Europa, sobre todo de la zona mediterránea, donde prolifera abundantemente. También se cultiva en las zonas templadas de África y Asia y fue introducida en Norteamérica por los Conquistadores ingleses.

La palabra “fumaria” proviene del latín fumus, que significa “humo”, y posiblemente haya sido llamada así por el lagrimeo intenso que provoca el consumo de su zumo o por su intenso olor, tal y como lo describiera en el siglo I de nuestra Era el médico y boticario griego Dioscórides. También se creía en la Antigüedad que el humo que producía la quema de esta planta ahuyentaba a los espíritus malignos y que la misma crecía del humo que emana la tierra y no de una semilla.

La Fumaria officinalis es una hierba cuyo tallo es hueco, erecto y muy ramificado. Puede crecer entre 40 y 60 cm de alto. Sus hojas crecen alternas y son de color verde amarillento, de forma muy parecida a las de perejil o cilantro. Sus flores brotan a comienzos de la primavera, son pequeñas y alargadas, de cuatro pétalos y crecen de 10 a 25  en forma de espiga. Son de color purpúreo en la mayor parte del pétalo y casi negro en la punta. Sus frutos son pequeños aquenios de forma globosa, un tipo de fruto seco que no se abre al madurar. Existe una variedad llamada Fumaria blanca (Fumaria capreolata) por el color de sus flores, también conocida como palomilla, con propiedades medicinales similares.

Aspecto de la planta fumaria

Todas sus propiedades y beneficios

Esta planta es muy rica en alcaloides, principalmente en fumarina o protopina. También contiene flavonoides, tanino, potasio, mucílago y ácidos alifáticos, como el ácido cítrico, láctico, fumárico, málico, glicólico y succínico.

La fumaria tiene propiedades laxantes, diuréticas, colagogas (provoca la evacuación de la bilis), desintoxicantes y hepáticas. Además, el alcaloide protopina le confiere a esta planta propiedades antiinflamatorias (sobre todo en el intestino), antihistamínicas, antiarrítmicas (que previene las alteraciones del ritmo cardíaco) y antiasmáticas.

La mejor forma de ingerir esta planta es en infusiones hechas a partir de la decocción de la planta. Por cada litro de agua deben agregarse 30 gramos de fumaria y dejar hervir entre 5 y 10 minutos. Luego de que repose, se cuela y se bebe. Si se consumen tres tazas diarias por el lapso de 10 días cada mes, se obtienen beneficios tónicos y depurativos en los órganos y en la sangre. No debe excederse esa dosis.

Esta planta también tiene varios beneficios cuando se usa externamente. Al tener propiedades emolientes ayuda a combatir todo tipo de enfermedades de la piel. Para este uso se recomienda hacer cataplasmas con toda la planta fresca y machacada. También se puede preparar la planta en decocción y empapar paños cuando haya entibiado y aplicarlos sobre la zona afectada. Esta misma decocción aplicada sobre el cuero cabelludo puede combatir la alopecia y la caspa seborreica.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales diuréticas, Plantas medicinales para la piel, Plantas medicinales Laxantes


Información relacionada:

Aceite esencial de jazmín

Aplicaciones medicinales del geranio

Beneficios de la stevia

Beneficios del aceite de geranio

Beneficios del mango

Flor escondida o Rompe piedra

Fregosa, claudiosa o sabadilla

Guanábana o graviola



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+