Frailecillo o Tuatúa morada

Conocida comúnmente como tuatúa morada, frailecillo, sibidigua o San Jean del Cobre, la Jatropha gossypiifolia es una planta oriunda de las regiones tropicales y húmedas de América que pertenece a la familia de las euforbiáceas. Su producción silvestre se da sobre todo en el Caribe, en las Bahamas y en las Antillas. Suele crecer como hierba silvestre a la orilla de los caminos y en terrenos baldíos y cultivados. Sus semillas prefieren los suelos calcáreos, arcillosos y franco-arenosos de poca o mediana altura, con clima tropical en donde haya alta intensidad solar. Antes de la llegada de los conquistadores y aún hoy los indígenas utilizan el látex que desprende el tallo de esta planta para combatir las afecciones de la vista, siendo llamado por ello el “colirio del Wayúu”.

La Jatropha gossypiifolia es catalogada en botánica como un arbusto perenne que crece entre uno y dos metros de altura. Sus tallos son largos y muy ramificados, de unos 5 cm de grosor. Son de color verde y emanan un látex amarillento. Las hojas de tuatúa son moradas cuando están jóvenes y luego verdes, pero en ambos casos lisas y brillantes. Crecen alternas y miden entre 5 y 15 cm de longitud, de forma más bien acorazonada con tres lóbulos agudos. Sus bordes son finamente dentados. Las flores de este arbusto son pequeñas y de color purpúreo. Tienen una corola y un cáliz en forma de pentámero y alrededor de 10 estambres. El fruto de tuatúa es una cápsula drupácea trilocular de color verduzco, muy similar a la aceituna. Mide cerca de 1 cm de diámetro y consta de tres lóbulos que albergan en su interior tres semillas oblongas, de color pardo-grisáceas y que miden entre 7 y 8 mm de diámetro.

Aspecto de las hojas del frailecillo

Usos y propiedades medicinales

De todas las partes de la planta frailecillo o tuatúa morada se aprovechan sobre todo sus hojas, sus raíces y el látex que emana de su tallo. Las hojas son utilizadas con fines antiespasmódicos, antidiarreicos, purgantes, antiasmáticos, hipotensores, antidiabéticos y emenagogos. Por sus propiedades antibióticas también son efectivas en el tratamiento de amigdalitis, infecciones en la garganta, la laringe y enfermedades venéreas, así como para aliviar afecciones hepáticas y de la vesícula. Las raíces, por su parte, contienen propiedades diuréticas y sirven para aliviar molestias estomacales. El látex amarillento que albergan los tallos es utilizado externamente para aliviar quemaduras y para lograr la rápida cicatrización de las heridas.

Para preparar las infusiones de tuatúa morada o frailecillo se necesita de sus hojas o de sus tallos en decocción o en infusión. En el primer caso, a una taza de agua fresca se agregan 30 gramos de hojas frescas o la misma cantidad de tallos machados. Se deja macerar durante la noche y al día siguiente se bebe media taza en la mañana en ayunas y la otra media taza al final de la tarde. Para preparar infusiones basta con agregar 20 gramos de hojas frescas o tallos desmenuzados a una taza de agua recién hervida y beber en ayunas para limpiar la sangre, eliminar toxinas y combatir la anemia. Para uso externo se recomienda poner hojas de tuatúa directamente en el área herida o sobre quemaduras.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para el hígado, Plantas medicinales diuréticas, Plantas medicinales para el riñón


Información relacionada:

Beneficios de la sanguinaria

Beneficios de la verbena

Beneficios de la verdolaga

Beneficios del anís verde

Centella asiática

Consuelda mayor

Hierba de Santa María o Balsamita

Tuna o Nopal



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+