Beneficios del curupí

El curupí (Sapium haematospermum), también llamado árbol de leche, lecherón, blanquillo, leche-leche, mata-rata y fruto de cachorro, es un árbol de regiones tropicales y templadas del sub-continente sudamericano, natural de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Se lo encuentra en las inmediaciones de ríos pero se ha adaptado bien a centros urbanos, donde se lo planta como árbol ornamental.

Al curupí se le atribuyen diversas propiedades medicinales. Las hojas pueden ser calentadas al fuego y colocadas a modo de cataplasma sobre heridas para acelerar su cicatrización. Se preparan infusiones para calmar los dolores reumáticos y para bajar la fiebre. La corteza puede ser machacada en una pasta que se embadurna directamente sobre llagas y verrugas  para su eliminación; o puede hervirse en la preparación de infusiones para ingerir a modo de té en el tratamiento del asma, el empeine y como sedativo y analgésico.  Se preparan infusiones también con las flores para el tratamiento de afecciones respiratorias, como la tos y los resfríos.  Su sabia es utilizada para aliviar el dolor de muela. 

No hay investigaciones que apunten a validar las propiedades medicinales atribuidas al curupí, pero se han descubierto componentes tóxicos en la sabia que irritan la piel y los ojos. Sus semillas han sido utilizadas para matar roedores. Se desaconseja la utilización medicinal de ambos productos.

El curupí es principalmente utilizado para la producción de pegamentos caseros- regionalmente denominados “pega-pega”. Se practican incisiones en la corteza para obtener el látex. Durante la escasez de importaciones de caucho europeo durante la Segunda Guerra Mundial, se utilizó para la producción de goma, pero su refinamiento resulta demasiado costoso. Su madera es similar a la del pino, y en donde es abundante, se le brinda el mismo uso. Los pueblos originarios la utilizaban para elaborar sus flechas, afirmando que de quedar astillas dentro del cuerpo, la victima moría envenenada. No se han encontrado componentes tóxicos en la madera.

Este es el árbol curupí, con numerosas aplicaciones medicinales

Para los amantes de la vida silvestre, el curupí es un árbol esencial para el jardín. Sus frutos atraen a un gran número de aves, muchas de las cuales destacan por su belleza-como el celestino, el carpintero blanco y el naranjero- o la armonía de su canto-como el cardenal y la monterita cabeza negra. Adicionalmente, sus hojas sirven de alimento a varias especies de orugas de gran belleza e impresionante tamaño- como la oruga infernal del duraznero, la Rothschildia maura y la Erinnyis ello. Los mariposas que llegan a colocar sus huevos pueden ser también de un gran atractivo, como la Dynamine agacles y  la Rothschildia schreiteriana.

El curupí se reproduce bien por semilla en suelos ricos en materia orgánica.  Se planta a principios de primavera y germinan a los 10-20 días. Crece relativamente rápido. Es necesaria la presencia de macho y hembra para la producción de frutos y flores. Florece de mediados de primavera a finales de verano y fructifica de principios de verano a principios de invierno. Requiere una buena exposición al sol y abundante agua. Puede alcanzar los 10 metros de altura. Debido a que otras especies del género han demostrado ser muy invasivas, no se recomienda plantar fuera de su área de distribución natural.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales curativas, Plantas medicinales para el resfriado


Información relacionada:

Beneficios del paico

Hierba de la golondrina como planta medicinal

Jengibre como antiinflamatorio

Propiedades del clavel del aire

Propiedades del espinillo

Tala como planta medicinal

Usos medicinales de la chipaca

Usos medicinales del ombú



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+