Centella asiática

La planta conocida como centella asiática es una hierba anual que pertenece a la familia de las apiáceas, también llamadas umbelíferas. Como su nombre lo indica, es originaria de Asia,  en donde se conoce comúnmente con los nombres de Gotu Kola, Brahmi, Antanan y Pegaga. Su nombre científico es Hydrocotyle asiatica. Desde hace más de 3000 años la centella asiática se ha utilizado como remedio en la medicina tradicional china y en la medicina ayurvédica, antiguo sistema medicinal de la India. Hoy en día se cultiva en varias partes del mundo en suelos húmedos, sobre todo en cultivos intensivos que luego se cosechan a mano. Su comercialización en cápsulas o infusiones ha sido abundante en casi todo el mundo por atribuírsele propiedades para adelgazar y disminuir la celulitis en las mujeres. Sin embargo, esta planta asiática tiene muchísimos otros beneficios para la salud que han sido comprobados científicamente.

La centella asiática es una planta herbácea de tallos finos y cortos que no se elevan demasiado del suelo, por lo que se le considera también una planta rastrera. Los tallos son de color verde con tonalidades rojizas. Las hojas contienen las propiedades medicinales más importantes. Son anchas, verdes, de textura suave y con forma de abanico o corazón y bordes aserrados con puntas redondeadas. Las raíces de la centella asiática son largas y forman rizomas profundos. Son de color crema pálido y de textura vellosa. Las flores de esta hierba pueden ser rojas o rosadas, diminutas (miden menos de 3 mm) y de forma redondeada.

Planta centella asiática

Propiedades y usos medicinales de la centella asiática

El principio activo más importante de esta planta es el asiaticósido o ácido asiático, cuya acción en el organismo, aunada a la de sus otros componentes, es efectiva en el tratamiento de úlceras leprosas, forunculosis, sarampión, viruela, dermatitis, hepatitis, cólera, sífilis, disentería, hemorroides, anemia, afecciones respiratorias como asma o bronquitis, dismenorrea, infecciones urinarias, cirrosis hepática, afecciones renales, epilepsia, hipertensión, ictericia, leucorrea, trastornos del sistema nervioso, neuralgias, várices, reumatismo, dolores articulares u óseos, entre otras afecciones. Su uso puede hacerse tanto interna como externamente. Estudios científicos recientes han determinado que el consumo de centella asiática mejorar la salud mental aumentando las capacidades cognitivas de las personas, lo que convierte a esta planta en un poderoso oxigenante cerebral natural. También la ciencia ha demostrado su efectividad en el tratamiento de úlceras internas y problemas circulatorios y cardiovasculares.

La centella asiática también es incluida en las dietas que persiguen la pérdida de peso. Esto se debe a su poder diurético y contra el estreñimiento. Sin embargo, el solo consumo de esta planta, como el de ningún otro remedio natural o químico, hace adelgazar a las personas sin la combinación de otros factores importantes, como la actividad física y una alimentación sana y balanceada referida por un nutricionista.

Para utilizar centella asiática se pueden preparar infusiones con sus hojas frescas o secas, así como añadirlas a ensaladas o a batidos de frutas. También se puede consumir en cápsulas, cuidando siempre la dosis prescrita y teniendo en cuenta las advertencias y recomendaciones del laboratorio fabricante. Externamente se puede aplicar a través de cataplasmas o emplastos sobre heridas o las afecciones cutáneas antes descritas.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para adelgazar, Plantas medicinales para la circulación


Información relacionada:

Beneficios de la verbena

Beneficios de la verdolaga

Frailecillo o Tuatúa morada

Para qué sirve el árnica

Propiedades de la acedera

Propiedades de la angélica

Tuna o Nopal

Vinca de Madagascar



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+