Los beneficios del diente de leon

Contradictoriamente, por mucho tiempo la planta llamada “diente de león” se consideró como una mala hierba para los jardines. Sus poderes curativos pasaban inadvertidos ante la vista de muchos, hasta que la ciencia los sacó a la luz.

Esta increíble planta diurética posee un gran poder de curación. Por ejemplo, es indispensable en el tratamiento de cálculos renales y otros problemas asociados al mal funcionamiento del riñón. Asimismo, se recomienda en casos de afecciones del hígado, como hepatitis o cirrosis hepática,  ya que estimula la secreción de la bilis y dispersa los ácidos grasos para que los jugos digestivos trabajen de un modo más eficiente. Es una hierba muy depurativa, que se utiliza además en caso de molestias estomacales, falta de apetito, flatulencias, gases y mucho más.

Nuestro cuerpo tiene la función de descomponer algunos medicamentos para eliminarlos. Y es el hígado el encargado de ayudar a tal descomposición. Pues esta planta podría aumentar la rapidez con que el tan preciado órgano  se encarga de ello, eso sí, mediante las dosis adecuadas, ya que a su vez, un efecto adverso del diente de león, sería el disminuir lo bien que funcionan algunos de los medicamentos alojados en el cuerpo.

Hojas secas de esta planta tan beneficiosa

Por otra parte, la planta elimina las toxinas del cuerpo a través de la orina, y evita además la retención de líquido. Esto ayudará a sentirnos y lucir menos hinchados.

En cuanto al estímulo que el diente de león ejerce sobre la bilis, no es recomendable para aquellas personas que sufren de piedras en la vesícula, acidez o úlceras. La mejor manera de consumir la planta es en infusión, de ser posible, tres veces al día.

Infusión del diente de león

Un remedio contra el estreñimiento es preparar los cocimientos con la raíz del diente de león, y no con sus hojas. De esta manera se favorece el tránsito intestinal sin generar ningún tipo de irritación o molestia colateral.

El diente de león se usa además para estimular y purificar los riñones a tal punto que logra remediar infecciones urinarias. Al contrario de otros diuréticos, que provocan pérdida de potasio, esta planta no elimina al mineral del cuerpo.

Por años, la salud de la piel se ha asociado al bienestar del hígado también. Por eso se ha utilizado en la medicina natural y tradicional para aliviar ictericia, cáncer, tumores, edema, erupciones de la piel, psoriasis, y muchas enfermedades más. Por tanto, es más que una simple hierba dañina para el jardín; es un medicamento que debe estar siempre muy cerca de nosotros.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para el hígado, Plantas medicinales para el estómago, Plantas medicinales para el riñón


Información relacionada:

Cebada para el cuidado de nuestra salud

Cola de caballo para los cálculos renales

Eucalipto para el cuidado de la piel y la boca

La citronela como planta medicinal

Las propiedades del azafrán

Los secretos del anís

Propiedades del ajo

Salvia como antibiótico



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+