Los secretos del anís

Esta es una de las plantas medicinales que posee los registros históricos más antiguos. Hace más de tres mil años que egipcios y griegos la utilizaban debido a sus enormes propiedades curativas.

La esencia de anís (atenol) es la sustancia que le otorga las propiedades medicinales a la planta. Sin embargo, para que se tenga una idea de su efectividad, en un fruto seco tan solo se encuentra de un 2 a un 3 por ciento de la esencia, que por demás es la que le confiere su olor distintivo.

Para preparar una infusión es recomendable agregar dos cucharadas de semillas en una taza de agua hirviendo y dejarlo por unos diez minutos. Tomando esto tres veces al día se obtienen grandes beneficios para combatir dolores de estómago, espasmos abdominales o cólicos.

Preparación de la infusión de anís

Del mismo modo, las cualidades del anís van hasta ayudar a la lactancia materna, pues  incrementa la secreción de leche (treinta gramos de hojas y quince gramos de semillas deben ser agregados a un litro de agua hirviendo, lo que debe ser tomado después de cada comida), para combatir el hipo (una pequeña cucharada de anís molido con agua) y para beneficiar la memoria (en cualquiera de sus formas su acción concentrada en el cerebro facilita los trabajos intelectuales).

En casos de ausencia de apetito, espasmos gastrointestinales, exceso de gases, mal aliento, catarro, desregulación menstrual, también es muy positivo su uso. Incluso es bueno ante una tos seca y constante, preparar una limonada caliente con infusión de anís para notar de manera inmediata la mejoría.

Anís verde seco para su preparación

Un tipo de anís, el estrellado o Chino, posee una alta concentración de ácido shikimic, el principal componente del medicamento antiviral Tamiflu, importantísimo para combatir muchos tipos de gripes, incluido el virus H5N1 (comúnmente conocido como gripe aviar).

Este contiene vitamina B, incluida la tiamina, niacina y riboflavina. De la misma forma, también posee buena cantidad de vitaminas anti oxidantes como la vitamina A y C. Minerales como calcio, hierro, cobre, potasio, manganeso, zinc y magnesio también lo componen, lo que lo convierten en una importante fuente para combatir múltiples enfermedades.

Contraindicaciones

A pesar de contar con tantos beneficios, lo recomendable es hacer un uso balanceado del anís, ya que su exceso puede conducir a intoxicaciones. Pero lo importante es conocer sus propiedades y no olvidarse de esta planta ante cualquier padecimiento. 


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para el estómago, Plantas medicinales para el resfriado


Información relacionada:

Albahaca como antiinflamatorio

Cardamomo, planta india muy digestiva

Cola de caballo para los cálculos renales

Eucalipto para el cuidado de la piel y la boca

La cúrcuma: un colorante con grandes beneficios

Los beneficios del diente de leon

Propiedades del ajo

Salvia como antibiótico



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+