Las aplicaciones del aliso

El aliso (Alnus glutinosa) es un árbol de tamaño medio, que crece en terrenos húmedos de Europa, Asia y América del Norte. Desde hace mucho tiempo su madera posee gran utilidad por su resistencia al agua. Dato curioso y prueba de ello es que los cimientos de los edificios de Venecia están hechos a base de la madera de aliso común.

Ha sido objeto de grandes supersticiones y de las diversas mitologías, como se demuestra en Irlanda (era prohibido cortarlo) y en Finlandia, donde las astillas de su madera se utilizan para ahumar el pescado. Durante mucho tiempo ha sido venerado por sus grandiosas propiedades medicinales y terapéuticas.

aspecto del aliso

El aliso posee estas distinciones precisamente por su alto contenido de glucosa, de ácido palmítico y esteárico, alcoholes y taninos. Siempre ha sido utilizada para combatir la faringitis, úlceras, leucorrea. Vale mencionar que sobresale en el conocimiento popular por sus cualidades astringentes, antirreumáticas (se aplican las hojas en forma de cataplasma), analgésicas y antidiarreicas. También se le considera como muy positivo en su acción contra el colesterol, reduciendo sus cantidades.

Aplicando sus hojas  sobre los pies, por ejemplo, se eliminan sus dolores, como mismo en cualquier otra parte del cuerpo. Para lavar una herida esta planta en forma de infusión es magnífica para la vulvovaginitis, las ulceraciones cutáneas, las inflamaciones osteoarticulares, las contracturas musculares y la faringitis (se recomienda realizar gárgaras para evitar infecciones en la garganta).  Además, su corteza se utiliza tradicionalmente como antipirético y las hojas como analgésico local, así como para combatir la disquinesia hepatobiliar.

detalle de la hoja del aliso

Es muy recomendable tomarlo en forma de infusión o té (hervir en un litro de agua veinte gramos de sus hojas y tomar tres tazas al día), en tintura (hervir un gramo en diez mililitros -para las gárgaras- las que pueden mezclarse con azúcar para un mejor sabor), en polvo (diluir unos 30 gramos de corteza en agua o vino blanco para la fiebre, sobre todo antes de acostarse),  y aplicar las hojas calentadas sobre las articulaciones que están afectadas.

 Realmente no existen muchos riesgos ni contraindicaciones con esta planta. Tan solo se recomienda que no debe ser mezclado con alcaloides ni con sales de hierro, ya que entonces el aliso interferiría en su absorción. Si tiene una planta de este tipo a su disposición, no dude en ayudarse de sus grandes beneficios.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para el colesterol, Plantas medicinales curativas


Información relacionada:

Beneficios del tomillo para el estómago

Cebada para el cuidado de nuestra salud

El cáñamo ¿planta adictiva o planta medicinal?

La canela y la estética

La citronela como planta medicinal

Las propiedades del azafrán

Manzanilla para problemas digestivos

Propiedades digestivas del cilantro



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+