Propiedades del alhelí

Las planta medicinal alhelí, también conocida como alelí, es originaria del centro y sur de Europa y también de Asia. Su mayor atractivo son sus flores y su agradable aroma, por ello se suelen cultivar en jardines y balcones como ornamento de hogares. Existen cuatro grandes variedades de alhelíes: el alhelí de invierno, también conocido como alhelí común, blanco, cuarenteno o encarnado (Matthiola Incana), tiene flores blancas y es originario de Asia Central, Sudáfrica y la cuenca del Mediterráneo. El alhelí del campo (Matthiola fruticulosa), también conocido como palomita o alhelí triste, crece en algunas zonas secas y rocallosas de la cuenca mediterránea. Sus flores son de color violeta pálido. Por último, el alhelí con más propiedades medicinales es el alhelí amarillo o alhelí dorado (Cheiranthus cheiri), probablemente originario de Asia Menor y exportado luego a Europa.

El alhelí amarillo es una planta herbácea perenne o bienal que pertenece a la familia de las crucíferas. Crecen en tallos pequeños y leñosos que no superan los 80 cm de altura. De estos crecen hojas alargadas y estrechas que pueden alcanzar 20 cm de largor y ocupan tres cuartas partes del tallo, agrupándose mayormente cerca de la punta. Las flores son de color amarillo intenso, en ocasiones con tonalidades en naranja o rojo, y tienen cuatro pétalos. Crecen a manera de racimos en la parte alta del tallo y cuando se desprenden dejan en la planta unos frutos largos y estrechos, como una especie de vainas.

Semillas de alhelí para tonificar el corazón

Las semillas de alhelí, o alelí, contienen aceite graso y varios tipos de glucósidos que tienen efectos cardiotónicos (estimulantes y que refuerzan la actividad cardíaca). Los frutos de alhelí deben recogerse cuando estén maduros, justo antes de que sus vainas se abran por sí solas. También tienen efectos antiinflamatorios y en las mujeres funcionan como emenagogo (provoca la menstruación). Por ser una planta muy activa y tóxica, la dosis ingerida debe ser mínima para evitar intoxicaciones.

Semillas que produce el alhelí

Infusión de hojas y flores de alhelí

La infusión hecha con flores de alhelí amarillo o blanco ayuda a calmar dolores de cabeza y estimulan el sistema nervioso. En el caso de las hojas, es necesario desecarlas antes de utilizarlas como remedio. A una taza de agua hirviendo se agregan unas dos o tres hojas desecadas, se retira del fuego y se deja reposar tapada por unos 10 minutos. Luego se cuela y se bebe lentamente para lograr efectos diuréticos, depurativos y antiespasmódicos. No deben ingerirse más de dos tazas por día.

Infusión de alhelí, de sus flores o sus hojas

Otras personas han indicado que agregando una pizca de hojas y flores desecadas a una taza de agua apenas hervida (a manera de tisana) se obtiene un tónico de uso externo para aliviar heridas, manchas y erupciones de la piel. Debe dejarse reposar por 10 minutos antes de aplicar en la zona afectada. Por esta propiedad y por el agradable aroma de sus flores, algunas madres agregan flores y hojas de alhelí a los primeros baños de los bebés recién nacidos, combinados con otras hierbas también aromáticas y medicinales.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para la circulación, Plantas medicinales diuréticas, Plantas medicinales aromáticas


Información relacionada:

Aplicaciones del espino blanco

Árbol de Malagueta y su aceite esencial Bay-rum

Beneficios de la angelonia

Beneficios de la lavanda

Especies de artemisia y sus aplicaciones

Limón congelado para la lucha contra el cáncer

Propiedades del sauco

Sen de Alejandría y Sen de la India



Comentarios:


Escrito por Víctor pandares el 21/02/2018

Buena la información sobre el alelí donde se puede conseguir la planta.

 


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+