Propiedades del ajo

Es víctima de supersticiones, de historias inconcebibles de vampiros, incluso de tergiversaciones de sus aténtico potencials. Lo cierto es que el ajo nunca pasa desapercibido y sus cualidades potenciales llegan hasta lo inconmensurable.

Sus propiedades fundamentales se deben en gran medida a la presencia de alicina, con grandes efectos medicinales. Por ejemplo, el aparato digestivo se ve beneficiado pues el ajo funciona como eliminador de los gases intestinales, parásitos y las putrefacciones, como mismo ayuda a las segregaciones salivares y las gástricas. En caso de intoxicaciones con marisco o pescado es recomendable comerlo, pues funciona como depurador de sustancias tóxicas. Los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico son disminuidos con su acción.

La tensión arterial es regulada con este producto por sus efectos de vasodilatador y de disminución de latidos cardiacos, por lo que es muy recomendable para contrarrestar anginas e infartos cardiacos. Los diabéticos, por ejemplo, ven sus beneficios por la disminución de la glucosa en la sangre y las personas propensas a la arteriosclerosis se ven favorecidas con el ajo por la formación de placas en las arterias. Del mismo modo, la formación de bacterias (la de la meningitis, difteria, neumonía, tifus, etc.) es inhibida con sus efectos.

Dientes de ajo

Investigaciones científicas recomiendan el consumo diario de unos tres dientes de ajo al día para casos de necesidad de una medicación continuada, comiéndose solo o mezclado con las comidas, aunque con uno solo al día o algunos a la semana se obtienen positivos resultados.  Ello puede ayudar a combatir varios tipos de cáncer. Es recomendable para la locomoción, sobre todo en casos de artrosis, reumatismo y osteoporosis, pues con él se eliminan residuos tóxicos de las articulaciones y aumenta la circulación. Algunos lo utilizan para combatir casos de impotencia o frigidez y para eliminar los residuos del tabaco a nivel pulmonar.

brotes verdes del ajo

La cicatrización de las heridas también se facilita con el ajo y para casos de piojos es aconsejable untar su tintura con miel directamente en la cabeza. Sus efectos llegan a la fortificación de las defensas del organismo e incluso a combatir la falta de lucidez en la mente.

Sus grandes beneficios se deben a que el ajo porta gran cantidad de azufre, así como calcio, hierro, fósforo, potasio, sodio y vitaminas A, B, C y nicotinamida, además de la alicina antes mencionada.

Muchos prefieren no someterse tanto a su consumo, por el mal aliento que produce, así como sus efectos secundarios de náuseas, acidez e hinchazón. Del mismo modo, es aconsejable no consumirlo antes de una cirugía, por sus efectos como licuador de la sangre. Pero en verdad, son muchos, pero muchos los efectos positivos del ajo, como para pasarlo por alto.


Categorías a las que pertenece: Plantas medicinales para el colesterol, Plantas medicinales para la circulación, Plantas medicinales para el ácido úrico, Alimentación Sana


Información relacionada:

Albahaca como antiinflamatorio

Cacao: mucho más que el chocolate

Cardamomo, planta india muy digestiva

Eucalipto para el cuidado de la piel y la boca

La cúrcuma: un colorante con grandes beneficios

Los beneficios del diente de leon

Los secretos del anís

Salvia como antibiótico



Comentarios:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario:


PlantasMedicinales10

Alimentación SanaCómo CultivarlasAntiinflamatoriasAromáticasContra El CáncerDiuréticasLaxantesDormirácido úricoColesterolDolor De CabezaHígadoRiñónLa CirculaciónPara La MenopausiaLa PielLa TosLa VistaLos GasesLos Nervios Todas las categorías

Síguenosen Google+